<body bgcolor=#283034 text=#cccccc link=#cc6666 vlink=#996666 alink=#333333 marginwidth=0 marginheight=0 leftmargin=0 topmargin=0><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d4107937\x26blogName\x3dCABALLO+NEGRO\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://caballonegro.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_MX\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://caballonegro.blogspot.com/\x26vt\x3d-3079520598272260460', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

jueves, junio 26, 2003


Music by:


Se hizo de pronto un embotellamiento más, por San Gerónimo. Me quise cambiar de carril, previa luz de aviso, y mi oportunidad llegó cuando el bocho blanco que iba a mi lado, se cambió a su vez a su otro carril. Un carrito viejo, conducido por un hombre prieto y mal encarado, acelero y se adelantó a cerrarme el paso. Ibamos los dos en el mismo carril. Avanzó ahuevado pegadito a mí, hasta que me movió el espejo retrovisor. Lo safó un poquito. Lo miré a los ojos. Me vociferó y leí en sus labios hirustos un claro hijodetupinchemadre. Negué con la cabeza. No le bajé la vista. Pensé en el revolver. Pensé en su pobre cabecita y el la más pobre mujer que llevaba al lado y que tenía que soportar a semejante bestia. Pensé en quitarme el cinturón y bajarme a romperle el hocico. Pensé en su carro viejo y destartalado. Pensé en la ignorancia del chofer. Pensé... Avanzó la fila. Lo dejé ir primero. Acto seguido sacó su brazo derecho, orgulloso, y me pintó unos cuernos que sostuvo hinchado de gloria. Ya no aguanté mas y me cagué de risa.

cn

[Powered by Blogger]